¿En qué se diferencia Leader in Me®?

Las cuatro razones por las que el modelo de liderazgo de Leader in Me® impacta de manera en positiva en las organizaciones educativas y contribuye a su mejora en ya casi 2500 escuelas alrededor del mundo:

Un paradigma diferente

En vez de ver a los niños a través de la lente de una curva de distribución normal, según la cual algunos niños son inteligentes mientras que otros lo son menos, el paradigma de Leader In Me® considera que todos los niños son capaces, que todos los niños son líderes. Este paradigma lo cambia todo:

PARADIGMA DEL POTENCIAL
Inadecuado: Pocas personas tienen talento
Adecuado: Todos tenemos talento

PARADIGMA DEL CAMBIO
Inadecuado: Para mejorar las escuelas, el sistema debe cambiar primero
Adecuado: Todo cambio comienza conmigo

PARADIGMA DE LA MOTIVACIÓN
Inadecuado: Los educadores controlan y dirigen el aprendizaje de los estudiantes
Adecuado: Los educadores fortalecen a los estudiantes para que lideren su propio aprendizaje

PARADIGMA DE LA EDUCACIÓN
Inadecuado: Enfocarse únicamente en los logros académicos de los estudiantes
Adecuado: Desarrollar individuos integrales

 

De adentro hacia fuera

Las escuelas Leader in Me® deben primero asegurarse de que todos sus profesores están de acuerdo y trabajan con un propósito común y de que el ambiente laboral es bueno antes de poner este modelo en práctica. No se puede esperar cambios significativos de los alumnos hasta que ellos mismos cambian. Tal como el gran educador Roland S. Barth ha señalado: “La naturaleza de las relaciones entre los adultos que habitan una escuela tiene más que ver con su calidad y carácter y con los logros de sus alumnos que con cualquier otro factor”. Este modelo es tan válido para los adultos como lo es para los niños. Va de adentro hacia afuera: primero los profesores, luego los alumnos, y después los padres y madres.

 

Un idioma común – Los 7 Hábitos

Cuando todos –profesores, estudiantes, padres y madres- comienzan a usar el mismo idioma, se obtiene un efecto de interés compuesto que es verdaderamente asombroso. Leader in Me® crean ese idioma común. Por ejemplo, se crea una gran diferencia cuando todos saben lo que significa “poner primero lo primero”, “buscar primero comprender” o “ser proactivo”. Las escuelas Leader in Me® ven con frecuencia que sus alumnos emplean ese mismo lenguaje entre ellos o con sus padres y madres: “Necesito poner primero lo primero y hacer los deberes antes de jugar”, “Debería haber pensado en ganar-ganar”, o “Papá, estás siendo reactivo”.

 

Una aplicación transversal y holística

Leader in Me® no es un evento ni un plan de estudios, sino que es un desarrollo transversal y ubicuo de liderazgo, que se da en todas partes y todo el tiempo. En lugar de “enseñar liderazgo todos los martes a la 1.00 del mediodía”, los educadores utilizan un enfoque integrado y convierten la formación en liderazgo en parte de todas las actividades que realizan. Así, el modelo tienen impacto en todo: las tradiciones, los eventos, la organización, la cultura, las metodologías de enseñanza y el plan de estudio de la escuela. Pero, tal como los profesores dicen: “No se trata de hacer algo más, sino de hacer lo que ya se hace pero de una mejor manera”.